d. Enlaces

Un enlace o un hipertexto nos ayuda a relacionar otros contenidos para que el visitante pueda profundizar más en alguna información cuando le es de interés.

Pero no basta con sólo incluir un hipervínculo. Se necesita redactar adecuadamente la frase que irá referenciada.

Steve Krug en su libro "No me hagas pensar" indica que nuestros esfuerzos como creadores del contenido será siempre en redactar lo evidente, no hacer pensar al visitante. Por tanto la referencia a un enlace debe ser preciso, porque un “usuario nunca debería emplear una milésima de segundos en pensar en cosas como si se puede o no hacer clic en esto o aquello”.

Para Jakob Nielsen un enlace debe explicar en las dos primeras palabras o los primeros 11 caracteres de qué trata el enlace, porque eso es lo que escanea el usuario al momento de mirar una página.

Por esa razón hay que prestar atención al momento de redactar un enlace. No debe extenderse en una explicación de lo que verá como por ejemplo indicar: si desea más información sobre cómo crear un enlace usted puede hacer clic aquí.

Los usuarios comprenden cuando existe un hipervínculo tanto por las convenciones de color como por la viñeta que cambia al momento de pasar el cursor sobre el texto. Por lo tanto, nosotros debemos sólo ser breves y, como indica Nielsen, permitiendo a los usuarios a predecir con seguridad lo que obtendrán si hacen clic.

Enlaces relacionados

“Las primeras 2 palabras: una señal para el escaneo del ojo” artículo de Jakob Nielsen sobre cómo las personas entienden los enlaces en las primeras dos palabras, ilustrando con ejemplos de los buenos y malos enlaces.