c. ¡Texto destacado!

El ojo escanea y sobrevuela por el contenido buscando algún link o una palabra que le llame la atención. Las palabras claves y los subtítulos y las oraciones breves ayudan en ese rastreo. Pero también es útil resaltar el texto para colaborar en el escaneo del visitante.

“Es adecuado utilizar negritas y cursivas para destacar ciertas palabras en los párrafos, puesto que ellas servirán como lugares en los que se fijarán los ojos de los usuarios que están haciendo un recorrido del texto… Sin embargo, se debe tener la precaución de utilizar este recurso con moderación para evitar que el exceso de este tipo de “marcas” lo hagan inútiles”, escribe Juan Carlos Camus en su libro Tienes 5 segundos.

Títulos y subtítulos

En los distintos CMS -Drupal en el portal oficial-, se establecen etiquetas en código Html para clasificar los encabezados. Al ocuparlos entregan un orden y coherencia con el resto de las páginas.

El subtítulo permite fraccionar el contenido cuando se trata de un texto largo. Separa el contenido en cápsulas que el lector puede retomar fácilmente. La sensación que entrega al usuario es el descanso luego de leer un par de párrafos y la idea principal haya finalizado.

Es una jerarquía regulada para diferenciar el título principal y subtítulos. Su disposición es en orden descendente siendo la etiqueta <H1> el más relevante. Si un escritor luego necesitara ocupar un subtítulo, comenzará con la etiqueta <H2> y así sucesivamente.

Los subtítulos también colaboran en el rastreo visual que realiza el usuario. Al incorporar palabras claves permiten a los lectores entender de qué tratará el contenido sin obligarlo a leer toda la página. Sirve como una guía. Un ejercicio fácil para comprender si se escribieron adecuadamente los subtítulos es leerlos uno tras otro y comprender lo que el contenido quiere transmitir.

Párrafos en mayúsculas

Su uso debe ser criterioso. De tratarse con descuido, el resultado podría ser una exageración del mensaje. No hay que olvidar que los usos de exclamación connotan un grito.

En más de una ocasión se publicaron en el portal de la universidad contenidos redactados completamente en mayúsculas. Sin embargo, a pesar del intento de resaltar el mensaje, todo el párrafo se escribía en mayúscula entorpeciendo la lectura.

Si el equipo editorial decide resaltar un texto con más de un elemento como un subtítulo más letras en mayúsculas, es posible que no se hayan detenido a pensar que el contenido ya se destacaba con sólo un elemento.

Se recomienda el uso de mayúsculas sólo cuando un estilo predefinido lo aplique automáticamente. Para destacar los mensajes o textos se sugiere implementar elementos  de encabezados, destacados, negrita o botones.

Si la decisión del equipo editor es utilizar las mayúsculas para destacar un contenido, sea moderado, no redacte un párrafo de principio a fin en letras altas, porque más que resaltar entorpecerá la lectura, sin lograr su objetivo.

Hipervínculo

Es parte fundamental del texto en la web, y los usuarios se han acostumbrado a identificarlos por  características como el cambio de color y la viñeta del cursor al pasar sobre el texto resaltado.

Su fortaleza está en relacionar contenidos, sin necesidad de crearlos nuevamente, y tampoco extenderse en una larga página de escritura. Puede profundizar sobre un tema relacionado, contextualizar e incluso aclarar con definiciones, con materias más específicas o avanzados.

Pero así como existen ciertos códigos que las personas comprenden, también persisten prácticas redundantes.

Por ejemplo, cuando nos estamos refiriendo a un discurso del rector sobre un caso en particular, basta con seleccionar la frase y darle una redirección. Las palabras quedarán resaltadas en azul y las personas interpretarán que ese es un hipertexto. Una redundaría recurrente es abrir un paréntesis para indicar: si usted quiere leer el discurso del rector por favor presione con el botón derecho del ratón AQUÍ, cierra el paréntesis

Cuando el hipertexto que se quiere resaltar está fuera del cuerpo del contenido, y lo ingresará al final, se puede resaltar la frase con un destacado predeterminado, sin descuidar la síntesis del mensaje.

Por ejemplo, en vez de indicar: Si necesita profundizar más sobre la cartelera de actividades ofrecidas por la Universidad de Santiago, simplemente puede escribir Cartelera de actividades, asignarle un URL y agregarle un destacado.

Palabras claves

Utilice palabras claves para facilitar el rastreo visual del contenido.

Esta selección debe contener el mensaje principal del contenido, ubicándolos estratégicamente. Estas palabras sintetizan la información y deben ocuparse para que el usuario pueda rastrearlas, como por ejemplo en los subtítulos.

Sin embargo, cabe recalcar que no es bueno abusar. Las personas sólo necesitan indicios para interpretar el contenido. Un texto que incluya una y otra vez una palabra clave sólo entorpecerá el rastreo.